Marrakech: Recorrido típico por la ciudad

Sábado 9 de febrero de 2013: Marrakech.



A las 5:55 me ha despertado el almuecín a voz en grito, recordándome la hora de rezo. Media vuelta para un lado, media vuelta para otro. A las 7:20 es ya irremediable y estamos arriba, aunque el desayuno no comience hasta las 9.


Somos las primeras en desayunar en la terraza, bajo un sol que calienta bastante pero con un viento frio, y con vistas del Atlas al fondo. Un desayuno correcto, con diferentes tipos de panes, tortitas recién hechas, zumo de naranja y ¿pomelo?, miel, mermelada y té.



Tras recoger la habitación, salimos hacia La Koutoubia, una mezquita con el alminar en el que están basado, por ejemplo, el de la Giralda. Casi 70 metros de alto, el edificio con más altura de toda la ciudad. Damos unas cuantas vueltas y hacemos unas cuantas fotos. No se puede entrar (sólo musulmanes, como en todas las mezquitas de la ciudad).

alminar de la koutoubia en marrakech


Consultamos el mapa y vemos dónde y por dónde queremos llegar a nuestro siguiente destino. Al final damos vueltas y más vueltas... Quizás por aquí… o quizás por allí… o espera que nos lo habremos pasado… y mira que está supuestamente indicado todo. Llegamos a una zaouia (uno de los siete lugares de peregrinación de la ciudad, donde tienen enterrados huesos de algún “santo”), la vemos desde fuera. Desandamos el camino, y siguiendo a un par de guiris llegamos a la madrasa Ben Yousef.


La madrasa es una antigua escuela coránica, que estuvo en funcionamiento hasta ¿1959? más o menos. Era una escuela-residencia, con habitaciones austeras para los estudiantes. Muy bonita, y lo mejor es que se podía visitar por dentro (mezquitas no pero madrasas si). Aquí dimos un montón de vueltas, era un edificio bastante grande con muchos pasillos intercomunicados… salimos y fuimos justo al lado, al museo de Marrakech. 

Como museo ya sabíamos que no tendría mucho: lo interesante era también el edificio, con una lámpara enorme en medio del salón (era una antigua residencia de alguien adinerado).



Justo enfrente está la qobba almorávide (un pequeño edificio con una cúpula que data de los almorávides, y es lo único que queda de esa época), pero aunque la entrada se incluye dentro de la de la madrasa, estaba cerrado y no pudimos entrar.




Decidimos ir a la plaza principal, de Djema el Fna para comer. Muy sencillo en el plano, bajar hacia el sur….. acabamos en el este. En vez de coger la calle hacia abajo cogimos la de la izquierda, no me explico aún por qué…. Dimos muchas vueltas hasta que un hombre nos indicó, muy amablemente, el camino correcto. Suelen ser muy pesados, pero hay veces que te encuentras gente muy maja que lo único que quiere es ayudar desinteresadamente.


zoco de marrakech

Cuando conseguimos llegar, entramos en Chez Chegrouni (un restaurante recomendado) para comer un tajine (recipiente de barro) de kefta (carne). Subimos a la terraza, con buenas vistas sobre la plaza, y nos sentamos. Al pedir preguntamos de casualidad que “si pica”. Dice que sí. Bueno…. Pues un tajine de pollo entonces… muy rico. Con cacahuetes y pasas, y algo amarillo en la cebolla. Muy muy bueno.



Nos amenizaron la comida una gata y sus dos gatitos que tendrían dos meses. Juguetones, peleándose debajo de las mesas, correteando, saltando, intentando alimentarse….

Cuando acabamos pasamos por el riad a dejar las cosas y a descansar un poco.


Y a las 17 estábamos de nuevo en Djema el Fna, a regatear una calesa para que nos llevara por las murallas hasta el palmeral, y luego volver. “60 euros”. Pero pero... si nosotros teníamos pensado empezar regateando en 20!!!!. Al final lo dejamos en 30 (300 dirhams), porque el recorrido era largo y estaba en nuestro margen de regateo.

Mi primer recorrido en calesa, yuju! Un medio de transporte más a la lista.

A un ritmo demasiado lento para lo que esperaba (tanto ver películas y caballos a galope…), salimos de la medina para recorrer las murallas. Y, empiezo a tener frio. El viento de las montañas se hace notar… vamos recorriendo todo mientras hacemos fotos. Llegamos al palmeral, pasando por una zona residencial con unas villas en grandes parcelas, estilo arquitectónico árabe. 

Llegamos ya al palmeral, paramos, hacemos un par de fotos. De palmeral tiene…. Bueno, palmeras. Pero… imaginemos un pinar. Ahora hagamos que el 50% de los pinos no existan, y que el 30% sean de medio metro de alto. Y cambiemos pinos por palmeras.

Eso es "el palmeral".

Volvimos por otra ruta diferente, viendo más murallas. Bien tapadas, que hacía frio. Anocheció por el camino, asi que noche cerrada cuando llegamos a Djema.


La plaza estaba a rebosar, con muchos corros de gente alrededor de algo de música con tambores y flautas… nos asomamos a uno de ellos, y había una mujer bailando, parecía que en trance, venga a mover la cabeza para todos los lados. No sabíamos de qué iba la cosa y nos fuimos.

Estaban también los famosos puestos de comida, tipo casetas regionales pero algo más cutre, en la plaza. Están numerados y vi uno cuyo número era el 117... así que hay muchos.

Y nos habían recomendado el puesto 31…. Nos metimos por un pasillo para buscarlo hasta que lo encontramos. Unas mesas de metal puestas en forma de u, con bancos corridos detrás, y en el centro un carricoche con parrilla y la comida. Nos lanzan un mantel-folio, dos panes redondos y el menú. Elegimos las minisalchichas y unos pinchos de pollo

Mientras esperamos, vamos viendo cómo funcionan los puestos callejeros: se cocina todo con las manos. Nada de espátulas o cubiertos de madera. Las salchichas las echó a mano a la sartén, y las sacó a mano de la sartén. El agua (suerte que no pedimos) está almacenada en un barril de plástico. Si alguien quiere un vaso, cogen uno que tienen de plástico blanco, rosa o azul con un asa (estilo años 60), lo meten en el barril para llenarlo, lo sacan y lo sirven. Y al siguiente que pida, pues lo mismo. 

Yo dejé de fijarme en detalles cuando vi que un chaval sacaba de una caja un par de panes redondos a los que les faltaba un trocito para dárselos a un autóctono que estaba comiendo (porque, los puestos estaban todos llenos, y de marroquís más que de guiris). Al menos se arrepintió y los volvió a dejar.

Lo dicho, que decidí dejar de mirar para saborear la comida. Riquísima por cierto. Lo que nos sobró además lo pusimos en los panes, y nos dieron una bolsa para llevarlo.
Y al riad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada