Túnez: Mahdia, Museo del Bardo y paseo por la capital (5/6)

Miércoles 03 y jueves 04 de Abril de 2013


Dos días tranquilos. El miércoles decidimos no ir a Kairouan, eran un montón de km (3 horas y algo de coche entre ida y vuelta) para ver una mezquita como las que ya hemos visto, pero con un patio más grande. Así que lo cambiamos por ir a Mahdía, a 10 minutos en coche, callejeo incluido. Aparcamos enfrente de Skifa el Kalah, “el portal oscuro”, la puerta de entrada a la medina, que tiene 10 metros de grosor, dicen que para asustar a los enemigos que pretendían atravesarla.

skifa el kalah, puerta de mahdia


En dos pasos llegamos a la Gran Mezquita, a la que entramos por 1 dinar, y que el hombre de la entrada claramente nos explicó “españoles, bum bum, puf, solo allí”, que traducido significa que cuando los españoles asediaron la ciudad de Mahdía, destrozaron la mezquita y han tenido que reconstruir todo menos la pared principal.

gran mezquita de mahdia

Salimos y de otros dos pasos, pero cuesta arriba, que cansa más, llegamos a Borj El Kebir, una fortaleza a la orilla del mar. 7 dinares por persona la entrada, demasiado para lo que había que ver… pero bueno. Muy grande, vistas muy buenas, hacia el pueblo (oeste), hacia el cementerio (norte y sur) y hacia el mar y las dos columnas que se conservan del antiguo puerto marítimo (este).

fortaleza borj el kebir en mahdia

De 4 pasos volvemos a la puerta de entrada. Hemos pasado por tiendecillas, pero pocas. El pueblo de Mahdía es muy tranquilo, no hay casi nadie por la calle, no hablemos ya de turistas, porque debemos ser los únicos….


El resto del día ha sido relax: playa, piscina, buffet, pingpong, billar…. Y preparar las maletas, porque al día siguiente nos íbamos de road trip otra vez.


Y, tal cual. Marchándonos de Mahdía pasamos de vuelta por el Djem para llegar a la autovía. Y paramos, a buscar playeras (seguimos buscando unas q nos gusten), a comprar imanes, y de paso un par de mosaicos. A punto de volver a entrar en el Djem, pero pensábamos que iríamos pillados de tiempo (al final no).


Dos horas y media de autovía, con 3 peajes, en total, 3 dinares y medio hemos pagado… y llegamos a Túnez capital, el caos en forma de vehículos, principalmente taxis. Tras varias confusiones y giros, llegamos al Museo del Bardo (11DT la entrada). Y, pensaba que sería más grande y un poco más organizado (menudo laberinto!), pero tiene una colección de mosaicos impresionante.

mosaicos museo del bardo

Decidimos, ya que nos pilla de camino, parar en los zocos a dar un paseo. Encontramos un parking justo en la puerta (en la Place de Kasbah), subterráneo, por 900 milimes, y aparcamos. Damos vueltas por el zoco pero no me ha acabado de gustar.


  
Y vamos para el hotel, a hacer el checkin, dejamos las maletas y bajamos a dar un paseo por los alrededores. Nada reseñable.


Mañana toca Cartago y Sidi Bou Said. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada