Capítulo 9: Pingyao | Coleccionando Imanes

Capítulo 9: Pingyao

Visitar Pingyao ChinaMiércoles 16 de agosto de 2017

Menuda noche he pasado, entre toses y mocos. Creo que estoy oficialmente acatarrada (nivel 7 sobre 10).

¿Qué pensabais, que todo estaba yendo ya como la seda?

Con tal catarro, son las 9 cuando salimos del hotel, dirección a Rishengchang.


Banco Rishengchang


Construido durante la dinastía Quing, en 1823, fue el primer banco de todo China. Empezó en este local, bastante modesto, y fue creciendo y extendiéndose por todo el país.

Está curioso, aunque lo que más me gusta es el estilo arquitectónico de estas casas: patios interiores alrededor de los cuales se articulan las diversas estancias de la casa.


Visitar Pingyao China

En verano son bastante fresquitos… aunque en invierno no sé cómo lo harán, porque tiene pinta de que se pasa frío.

Visitar Pingyao China

Como ahora ya tenemos mapa, decidimos que la siguiente parada será un templo señalizado con una estrella muy grande, así que suponemos que será importante.


Visitar Pingyao China

Por cierto que este es el mapa que viene en la parte posterior de la entrada.

Visitar Pingyao China

Y simplemente lo suponemos, porque cuando llegamos nos tenemos que conformar con una foto al exterior: está cerrado.


Edificio del antiguo gobierno


Siguiente parada, otra estrella grande: el edificio del antiguo gobierno.

Visitar Pingyao China

En este hay más gente si cabe que en el banco (y caben, creedme que siempre caben). El edificio se compone de un montón de estancias, jardines, patios, una cárcel, más estancias, un par de torres…

Visitar Pingyao China

Es muy grande, y a pesar de la gente, me gusta bastante.


Visitar Pingyao China

Por cierto que el turismo local que hay en China es increíble. Occidentales creo que hemos visto a cuatro o cinco. El resto de turistas son todos chinos.


Murallas de Pingyao


Seguimos a la multitud hasta las murallas de la ciudad. En la puerta sur hay un puesto de acceso por el que se puede subir hasta la torre que allí se encuentra, y pasear por las murallas.


Visitar Pingyao China

Es el lugar que menos tiene para ver... pero aun así interesante.

No paseamos mucho porque hace calor y tenemos que ir a ver el templo de Confucio.


Templo de Confucio


Este templo data del siglo VII, aunque se ha destruido parcialmente en varias ocasiones, siendo remodelado en el siglo XII. Hacia el siglo XIX decidieron reutilizar el templo como colegio, que posteriormete ampliaron para pasar a ser un instituto.

Visitar Pingyao China

Pero con el paso de los años, ha vuelto a ser un templo: el más antiguo de todo China de los dedicados a Confucio.

Visitar Pingyao China Visitar Pingyao China

Damos también un paseo, atravesando patios y edificios, y proseguimos las visitas.


El templo del Dios de la Ciudad (City God)


El templo del Dios de la Ciudad es más de lo mismo.

Visitar Pingyao China Visitar Pingyao China

Ya me han dejado de hacer gracia los tejados chinos, los patios, los grises ladrillos.

Visitar Pingyao China

Y cuando esto pasa, nada mejor que ir a comer. Dudábamos entre el Sakura Café y el Petit Resto. Elegimos el segundo, y, ya estamos de nuevo.

La aventura de comunicarse.


Siempre he pensado que, si pudiera pedir un superpoder, sería el de poder hablar todos los idiomas del mundo. Me facilitaría mucho la vida, aunque reconozco que viajar perdería algo de gracia.

Visitar Pingyao China

En la puerta del restaurante me saludan con un “welcome, come inside, sit here”. Que son las únicas 5 palabras que saben de inglés. Ni menú, ni not spicy, ni water, ni nada de nada. Por gestos, con el traductor mío (que sólo traduce de inglés a chino, porque no tengo su teclado), con imágenes… al final pedimos una ensalada de fruta con ¿mayonesa dulce? por encima, y unas gyozas fritas que tienen más pan que carne. 78 yuanes dos personas.

Visitar Pingyao China

No sé si a todo esto recordáis que nosotros habíamos contratado con una guía china, Nancy, la visita a Datong (que no hicimos por cancelación de vuelo) y la compra de unos billetes de tren. El plan era que nos diera los billetes en Datong, pero siendo esto imposible, nos los envió por correo ordinario al hotel de Beijing.

Hasta ahí bien. Pero… ¿a quién pagamos nosotros los billetes?

Pues a William, un amigo guía (que rondará los 50-55 años) que vive en Pingyao y a quien se puede contratar para diferentes excursiones.

Vino al hotel, le pagamos, charlamos un poco, y se fue. Serían sobre las 15:30 y yo sigo mala y afónica. Nada mejor que una reparadora siesta.


Templo de Qingxu


Me voy a dar un paseo hasta el templo de Quin Xu, el único templo taoísta de la ciudad, del 1300.


Visitar Pingyao China

A medida que te alejas de la zona comercial, los edificios están más destruidos y descuidados.

Visitar Pingyao China Visitar Pingyao China

El templo, bueno, está bien. A la vuelta paro en otro banco antiguo que no está mal, Pero lo que digo: todos iguales.

Visitar Pingyao China

Después salimos a dar un paseo por las tiendas, donde compramos unas láminas d papel chino, yo por 110 yuanes.

Visitar Pingyao China Visitar Pingyao China

Hacemos algunas fotos y volvemos al hotel, donde empleo más de 30 minutos en secarme el pelo, y mira que lo tengo corto. Hotel, si por casualidad leen esto: cambien sus toallas y su secador.

Me duele todo, así que me voy a dormir. Mañana nos vamos a Guiyang.

Suscríbete para seguir leyendo. Síguenos en facebook.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Instagram