Bagan en carro (5/15)

Lunes, 08 de Julio de 2013: Bagan

Mi caaaaarrooooooooo… me lo robaaaa-aaa-rooooon…..

Barajando opciones decidimos regatear un carro tirado por caballos (coche de caballos, que queda más chic), para ver los templos de aquí a Old Bagan. 

Salimos del hotel y justo se para un carro delante de nosotras. ¿leen la mente?. 

Le saco el mapa y le digo dónde queremos ir. Que unas 3 horas. Me dice que 10mil kyats. Regateamos a 8mil kyats. Perfecto. Nos montamos, una delante al lado del conductor y otra atrás, para ir de espaldas. Obviamente me toca de espaldas. Nada más se pone en marcha eso pienso “oh dios, no aguanto ni dos minutos”. Menudo traqueteo! Pero en cuanto llega a la carretera mejora considerablemente. Bajó de destrucción total en la escala Ritcher a un 6 o así.


El buen hombre hablaba algo de inglés, y fuimos charlando. Me dice que va a entrar en nosedonde a enseñarnos nosequé templo, que él lleva 25 años conduciendo el carro, que es de aquí y conoce todo muy muy bien. Y le veo que gira por un camino con un indicador a los templos que vimos ayer. Y yo saco el mapa: que no que no que no!! Que es para el otro lado! Nada, don’t worry don’t worry. Ya al final me entero de que vamos a un templo para subir (por una escalera interior oculta) a la azotea y sacar panorámica desde allí. Subimos, y, qué chulada! Se ven todos los templos, y seguro que para la puesta de sol no hay tanta gente como en el de ayer.


Bajamos y seguimos hacia el pueblo de Myinkaba, a ver el templo de Manuha. Nos cuenta un poco la historia del templo, nos lleva a ver los 3 budas gigantes que hay dentro, y después a la parte de atrás del templo a ver un buda reclinado bastante grande.


Paramos en una tienda de lacados también, nos volvieron a contar el proceso, creo que cada vez me entero más.

En sentido antihorario, proceso de dar color a las lacas.

Tras eso, fuimos a ver Gubyaukgyi y  Mya-zedi. Casualmente su primo es guía allí y además vende dibujos de tela, o vende dibujos de tela y además es guía, no sé muy bien el orden. Y nos estuvo contando cosas de los templos.


Es una pena no poder hacer fotos dentro de Gubyaukyi, porque tiene unas pinturas en las paredes excelentes, y originales además. Una viejecilla del templo nos dio un tubo azul, al que había pegado una placa de madera (de 2 dedos de grosor), y que tenía una bombilla colgando, para poder ir alumbrando a los dibujos. Es increíble la verdad, y lo bien que se conserva. La UNESCO parece ser que está donando dinero para restaurar un poco las pinturas, porque según nos contaron en la segunda guerra mundial la gente se resguardaba dentro y fumaban y por eso los colores están algo feos.

Después nuestro nuevo guía nos estuvo dando la vuelta alrededor de la estupa (en los templos se entran, las estupas solo se rodean) y nos llevó a ver la piedra rosetta de Birmania: tiene forma de prisma cuadrangular y en sus cuatro lados hay 4 idiomas: birmano, pyu, mon y pali. Resulta que ya no se habla pali ni existen palis, porque se casaba una mujer pali con un hombre birmano, y entonces la mujer pasaba a ser birmana (como perder el apellido), y por tanto el hijo que nacía era birmano.

La piedra Rosetta

Nos contó también que el templo de las pinturas lo construyó un rey (el segundo más importante de Birmania, después de Anwaranata o algo así) para que lo heredara su hijo, pero que su salud era mala y lo que hizo el hijo fue mandar construir una estatua de buda para meter en el templo.

Y tras las explicaciones, nos mandaron sentar en el banco de una tienda de pinturas sobre tela: comenzaba la venta. Primero nos impresionaron con una demostración de la maestría del dibujante. El hombre cogió una tela de algodón de 15x15, un pincel requeteusado, un bote de pintura, y zis zas, sin titubear ni un segundo, sin esbozos, sin modelos, y empezando por los colmillos, me dibujó un elefante. "A present". Alucinante.

Después, pasaron a vender (la técnica creo que es esa: primero te dejan atontado con el dibujo y luego venden). Nos enseñaría a lo mejor 50 o 60 cuadros hechos con arena, de los que elegimos unos 10. Y ahora había que elegir de esos 10 (no vamos a llevarnos todos). Los pequeños 13mil kyats y los grandes 15mil kyats. Al final cogemos 3 pequeños y 2 grandes, 69mil kyats. Lo regateamos a 60mil kyats, y nos regala 3 dibujos tamaño cuartilla. 

Los dos templos que nos quedaban están dentro de la zona amurallada de Bagan, es decir, en Old Bagan. Son el That byin hyu temple y Than daw kiat. Están bien por fuera, son muy grandes, pero por dentro no tienen nada. Decir que también se puede subir a la parte de arriba del templo en este segundo.


Al llegar nos dio su tarjeta: Tin Win (se llama), el coche de caballos 101, 09402501382 (el teléfono). Que le hagamos publicidad entre nuestros amigos, si es que hemos estado a gusto (que sí). A lo mejor le cogemos también otro día. 


Toca, como siempre, hora de descanso en el hotel, y después nos hemos acercado al hotel donde se aloja Sergio, el viajero que conocimos en Yangon. Hemos estado sentados en su terraza un rato, charlando de bichos y viajes y demás. Muy entretenido la verdad :D.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada