Indonesia - Bali: Excursion hasta Kintamani (9)

Lunes 04 de Agosto de 2014 – Excursión hasta Kintamani (desde Ubud)

Nos levantamos pronto, antes de que suene el despertador, que estaba puesto a las 7:30. Nos traen un desayuno enoooorme a la habitación, asi que desayunamos en el jardín, con el ruido del agua y los patos de fondo.

Los patos comiendo lo que queda de arroz en el campo.
A las 9 y media salimos y nos acercamos a la lavandería a dejar la ropa. 3 kilos nos dice la señora que pesa... sabemos que no, pero bueno. Son 30mil rupias (2 euros) lavar todo. Se lo dejamos allí y esperamos a nuestro taxista.

El hombre para en el parking de las villas, y nosotros estábamos esperándole en la entrada. Qué caos. Pero bueno, a menos cuarto ya le encontramos.

Se llama Kadek y tiene pinta de ser algo seto, pero nos sirve.

Atravesamos todo Ubud hasta llegar a Goa Gajah (15 mil), también llamada cueva del elefante. Parece que va a ser solo va a ser una cueva… y no. Es un complejo bastante grande. Empezamos a bajar escaleras, pone en la guía que 15 metros bajo el nivel de carretera, y vemos unos manantiales que se supone que se utilizarían para baños sagrados. 

goa gajah templos bali

La cueva tiene una cara labrada pero sin forma de elefante, y el interior, que tiene forma de T, tiene tres nichos con alguna estatua (piedras más que estatuas). Manantiales, vegetación, escalones, un pequeño campo de arroz, algun templito más, y algún resbalón. Acabamos y nos vamos.

entrada a goa gajah

El siguiente que visitamos es Tirta Empul, los manantiales sagrados (otros 15mil). Son manantiales sagrados, donde la gente va a bañarse para purificarse. Hay dos recintos donde la gente está bañándose, otro de donde parece que surge el agua, y luego templos. 

manantiales sagrados tirta empul

Coincidimos con el rodaje de una película o similar. Había un montón de actrices vestidas de hindúes.


La salida de este templo es bastante peculiar: te guían hacia una zona al más puro estilo laberinto del minotauro en el cual las paredes son tiendas, y tiendas, y más tiendas. Sin pararnos en ninguna tardamos unos 5 minutos en salir.

Al salir nos dice el conductor que nos va a llevar a una plantación de café. Pues… vale. Llegamos y paseamos entre muchos árboles de diferentes frutos: el del café, el del cacao, el de las piñas, canela, vainilla… aquí es donde se fabrica el famoso y caro café de Luwak: este es un animalillo (una civeta) que se come los granos de café, los expulsa después y luego se recogen, tuestan, abren, y sale el granito de café que ya se muele y vende.


Intentan hacernos una cata de café o de té, pero no nos apetece. Pasamos por la tienda donde compro un té por 3 euros, por hacer compra, y nos vamos.

La plantación
Ponemos rumbo a Kintamani. Es un pueblecito en la montaña con vistas al volcán Gunung Batur, y donde aun se puede ver hasta dónde llegó la lava. Es el más activo de Bali. También se ve el lago Batur, y ya en el pueblo el templo Pura Ulun Danu Batur. Este también es uno de los importantes de Bali, y es un complejo bastante grande. 

Aparte de pagar la entrada de la carretera de Kintamani (que no recuerdo), pagamos la entrada del  templo (30mil). Y cuando vamos a entrar nos dicen que tenemos que ponernos una especie de cinturón a la cadera, que son 50mil cada uno. Y que es obligatorio. Le digo que 40mil los dos. Duda pero acepta. Menudo robo de templo, caray. Al menos te dan una botella de agua fresca…


En el templo estamos solos, no hay ningún turista, ni casi locales. Solo nos encontramos con una familia de extranjeros a la salida, y para nuestra tranquilidad, también llevaban el cinturón.

Al acabar fuimos a comer a un buffet que había en la carretera, con vistas al volcán. Muy bonito, pero hacía viento y la temperatura no era cálida precisamente. Comimos bastante rápido.


Ponemos rumbo a Gunung Kawi, las Tumbas Reales (15mil). Me habían dicho que era el mejor sitio para comprar y regatear, así que estaba reservándome  hasta aquí… y, virgen santa, tiendas que hay.

Hay que bajar muuuuchas escaleras hasta llegar a las tumbas (que realmente no son tumbas, sino santuarios conmemorativos asociados a un rey del siglo XI y a sus esposas), y a lo largo de todo ese camino, hay tiendas. Paramos en una que nos cayó bien. 

Tienen máscaras bonitas y cocos labrados.  Empezamos a regatear y regatear y por 240mil (16 euros) me llevo una máscara de Barong, 3 cocos pequeños, dos grandes y dos bases. Además empieza a llover y las mujeres nos dejan un paraguas. Dicen que se lo devolvamos al subir. No lo hacemos porque justo dos puestos más adelante paramos de nuevo, y deja de llover, asi que devolvemos los paraguas.


Un poco más abajo le compro una colcha a una mujer muy mayor. Y alguna cosilla más también cae.

Los monumentos son bonitos, pero lo que más me gustó fue el enclave en el que se encuentran: vegetación, un rio, escaleras, arrozales. Muy bonito.


Cuando salimos nos fuimos a Tegalalang, unas terrazas de arroz. Son bonitas pero llueve. Compramos unas postales y pregunto por un cuadro que veo muy bonito. Me piden 500mil, es demasiado caro. Hago una foto y ya lo pintaré yo en casa. Volvemos al hotel más tarde de las 17.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada