Bélgica, Navidad de 2014 (5/8) | Coleccionando Imanes

Bélgica, Navidad de 2014 (5/8)

Martes 30 de Diciembre de 2014: Amberes (atracón de iglesias y cuadros)


“A las 9:30 salimos del apartamento”. Y que sí que salimos a esa hora, ni me lo creía.


Cogemos el ticket de nuevo en las máquinas, porque en ventanilla hay mucha cola. Esta vez nos toca salir de la vía 5. Subimos y salimos para Amberes, previa parada en Malinas. Desde el tren (de dos plantas) vemos la torre de la catedral de Malinas… muy mole, y ya.

Estación de Amberes Central

Llegamos a Amberes y comenzamos a caminar por la calle Meir con sus joyerías repletas de diamantes. 

Parecía menos en el mapa, pero nos lleva más de 20 minutos (sin contar el desvío que hicimos para ver la casa de Rubens, que también cuesta 6 euros y a la que no entramos) llegar a la catedral.

Casa de Rubens

Entramos, y seis euros cuesta también la entrada.


Tienen una exposición de cuadros, entre ellos 4 de Rubens… había leído que merece la pena, y por eso decidimos pagar.  Mala elección

Sí, había muchos cuadros, pero colgados a una altura de 3 metros el borde más bajo, y dado que eran cuadros enormes, retablos, etc, había que mirar hacia arriba constantemente para poder ver algo. Pero claro, daba todo el reflejo de la luz que entraba por los cristales… no merece la pena. Nada. 


Aun así estuve dando vueltas y haciendo fotos casi 50 minutos. Aprovechar el ticket lo aproveché bien.

Cuadro de Rubens

Al salir fuimos a Vlaakensgang, el callejón más antiguo de Amberes. Mono.


Como empezábamos a tener hambre, pero aún quedaba para comer, compramos unas patatas fritas. Menudo negocio. Algún visionario tuvo la idea de poner un puesto de patatas fritas, algo barato y rápido de hacer (porque son congeladas) para cuando la gente tenga hambre, que puedan comer por la calle. Pues patatas fritas. Y todos como tontos con un cucurucho de patatas por la calle.

Pasamos por la Grote Markt, también llamada plaza mayor, donde se encuentra la estatua del héroe de la ciudad, Silvio Bravo, que libró a la ciudad de la presencia del gigante Druoon Antigoon. Este gigante se dedicaba a cobrar un peaje a los barcos que querían entrar en Amberes (segundo puerto más importante de Europa y tercero del mundo), y si no pagabas, cortaba una mano al capitán del barco. Silvio luchó con el gigante y le cortó la mano.


La “mano” está en la calle Meir.


La estatua, en esta plaza.

Por la calle Suikerrui debería haber puestecillos de navidad pero están cerrados y vacíos. De hecho un par de horas después vemos camiones llevándose las casetas.


A lo largo del rio han hecho dos plataformas elevadas. 


Subimos a una de ellas desde donde se puede ver la noria y demás carruseles, la catedral, y por el otro lado el castillo y unos pocos puestecillos de navidad.


Caminamos hacia el castillo. Que de castillo tiene poco, pero bueno. Y de ahí nos vamos a buscar una iglesia, la de Sint-Pauluskerk. 


Esta es gratuita y tiene también 3 pinturas de Rubens. Y más o menos de nave, como la catedral. 


Quiero decir con esto: catedral no, Pauluskerk sí. Además en el patio que tienen hay una… cosa muy rara. Porque no sabría cómo definirlo. Mejor una foto.


Buscamos un restaurante donde comer. Hoy toca en un argentino. La comida no es cara, pero el agua son 7’50.

Y no he comprado imán. Pocos y muy caros, 4 euros…

Se me olvidaba que antes de ir a comer pasamos por otra iglesia, esta no tenía mucho que ofrecer. Sint-Carolus Borromeuskerk.


Al salir de comer vamos caminando por una calle paralela a la Meir hacia la iglesia de Sint-Jacobus. Está cerrada. 


Seguimos dirección a la estación, parando en Chinatown. Menudo engaño de barrio chino, si solo hay 4 tiendas de chinos como las de España.


A la estación y al tren, que sale en 15 minutos pero está puesto ya.

La estación de tren

Al llegar a Bruselas vamos al apartamento. Descansamos media hora y bajamos a dar una vuelta, ambiente navideño, como siempre. Hay muchas actuaciones por la calle: trio de cuerda, imitador de Bob Marley, un peruano… pasamos por tiendas de souvenirs y por chocolaterías. Carrefour y a casa.

Yyyy la foto nocturna. Otro lateral de la plaza

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Instagram