Ajanta | Coleccionando Imanes

Ajanta

Hace casi dos meses que he vuelto de India, pero como ya os dije, mi relato estaba incompleto.

Tras recorrer el sur de India, de Kochi a Chennai, decidimos dedicar dos días a visitar los alrededores de Aurangabad (en el estado de Maharastra), en concreto las cuevas de Ajanta y las de Ellora (a las que dedicaré otro post).

Vista desde el mirador del cañón donde se encuentran las cuevas de Ajanta

Cómo llegar a Ajanta


Transporte: Nosotros reservamos en el propio hotel (JP International) un coche privado con conductor, que se encargaba de llevarnos a Ajanta, al fuerte de Daulatabad (en el que al final decidimos no parar), y al Bibi qa Maqbara, por 2500 rupias el coche.

Tiempo: Tardamos casi dos horas en llegar, parando en un bar en la carretera para ir al baño y tomar un té. Y en ver las cuevas, otras dos horas (y somos de ver las cosas rápido, pero es que Ajanta lleva su tiempo).

Entradas: La entrada a las cuevas de Ajanta son 500 rupias para los extranjeros (parece ser que es el precio estándar para los monumentos que son Patrimonio de la Humanidad de la Unesco aquí en India). Esta entrada se compra tras haber atravesado el parking, una zona de puestecillos, y pagado el ticket por un bus "no contaminante" que cuesta 41 rupias ida y vuelta y te acerca en unos 10 minutos a la entrada de las cuevas (a unos 4 km de distancia).

Comer: En la zona de compra de los tickets hay un restaurante donde se come bien y no caro (un thali y una botella de agua fueron 400 rupias, unos 5 euros y medio).

Thali indio comido en el restaurante de Ajanta

Fauna: Por cierto. Hay monos (que sabéis que no son mi animal favorito). Grises y de cara negra, como los que me encontré en Jaipur. Pero son pocos y, de estar, sólo los encontrarás en el trayecto ticket-entrada de las cuevas (donde también hay multitud de ardillas) y en la zona del río. Le quitaron una bolsa de patatas fritas a una india que se llevó un susto de muerte (el mismo que yo, que iba detrás y lo vi todo-todo).


Importancia de las cuevas de Ajanta


Ajanta es un conjunto de 30 cuevas budistas que datan del siglo II a.C al siglo VI d.C. Estas cuevas parece ser que se usaban como viharas, algo así como monasterios budistas (tanto para vivir como para rezar).

El mayor atractivo, o lo que más sorprende de estas cuevas es que están excavadas en la roca, directamente en las paredes del cañón que el río Waghore ha formado con su paso a lo largo de los años.

Puerta de entrada a Ajanta

Ahora vamos a pensarlo bien. Remontémonos 2200 años, y pensemos en las herramientas que tendrían los monjes budistas para ponerse a excavar en esas paredes e ir construyendo las diferentes cuevas. Todo el trabajo, el tiempo, el esfuerzo que les habrá llevado.

Y ya no solamente excavar. En las cuevas 1 y 2 se pueden ver las pinturas murales que realizaron los monjes y que cuentan diferentes historias (como "la tentación de Mara" o "el milagro de Sravasti") o representan a diferentes Bodhitsattvas (personas en busca de la iluminación).


Y, hablando de iluminación, aunque esta no es espiritual: son cuevas, que, si no fuera porque actualmente hay iluminación artificial, dentro no se vería nada. En conclusión: las cuevas de Ajanta son una obra faraónica (y esperad que llegue el siguiente post, esperad...).

Al final pasó lo de siempre: a medida que el budismo fue desapareciendo en la zona, las cuevas de Ajanta dejaron de funcionar como monasterio y no fue hasta 1819 que un oficial inglés se las encontró por casualidad y a partir de entonces, comenzaron las tareas de limpieza y conservación.


Cuevas de Ajanta


Como ya he dicho, son 30 cuevas, aunque sólo se visitan de la 1 a la 26 ya que de la 27 a la 30 es casi imposible acceder.

Aunque son todas budistas, se diferencian entre las hinayanas y las mahayanas (algún día también escribiré sobre los diferentes tipos de budismo). En las primeras, no hay ídolos a los que adorar, sino emblemas de Bhagwan Buda (o sea, Sidarta Gautama). Sin embargo las mahayanas están llenas de ídolos.

Vamos a contar un poco el interés de cada una de ellas (si no aparece la cueva es que no tienen ningún interés, o que está incompleta). Espero no enrollarme mucho :).


Cueva de Ajanta número 1


Esta cueva es la primera que os encontraréis al llegar a Ajanta, y yo, que no me lo esperaba, me quedé boquiabierta.

Imagen de Buda en la cueva 1 de Ajanta

Tiene abundantes pinturas con una temática de lo más variada: bodhitsattvas, Sidarta camino al jardín (en el que se encontró con un hombre viejo, un cadáver y un enfermo, y lo que provocó su cambio de vida), las tentaciones de Mara y el milagro de Sravasti (ese en el que salía fuego y agua de su cuerpo a la vez).

También hay una gran imagen de Buda. En el pedestal de esta imagen hay una rueda flanqueada por dos ciervos (como el primer sermón de Buda fue en un parque con ciervos, estos animales se encuentran mucho en las pinturas budistas).


Cueva de Ajanta número 2


Otra cueva con multitud de pinturas. En uno de los paneles se representa el nacimiento de Sidarta.

A la izquierda del santuario hay una imagen a tamaño real de Hariti-Panchik, y a la derecha de Nagraj y Nagrani. Estas son de los mejores paneles esculpidos de Ajanta.

Altar o santuario

Tanto a esta cueva como en la anterior se accede a medida que la gente va saliendo. No se pueden hacer fotos con flash (para no estropear las pinturas).


Cueva de Ajanta número 4


Este es el monasterio más grande (la cueva más grande) de todo Ajanta. La fachada está tallada.

cueva incompleta en Ajanta


Cueva de Ajanta número 5


Incompleta, pero alrededor de la puerta se observan tallas muy bonitas. No olvidéis fijaros en la imagen de una diosa del río sobre un cocodrilo.


Cueva de Ajanta número 6


Es la única cueva de dos pisos en Ajanta. La puerta tiene un arco ornamental saliendo de la boca de Makara y ayudado por Yakshas. En el piso segundo, a la izquierda, hay pilares musicales.


Cueva de Ajanta número 7


Su estructura es diferente a las anteriormente vistas, ya que ésta tiene dos corredores. También hay dos paneles esculpidos con el milagro de Sravasti en las paredes exteriores del santuario.


Cueva de Ajanta número 9


Es la cueva más antigua del budismo hinayana (del siglo I a.C.). Esta chaitya (tipo de templo budista) está dividida en nave, ábside y un pasillo exterior, separado por 23 pilares. El techo abovedado estaba originalmente decorado con vigas de madera.



En el centro del ábside se encuentra una estupa con base cilíndrica.

En el interior hay pinturas de buda y decoraciones florales sobre los muros.


Cueva de Ajanta número 10


De todas las cuevas, esta es la más antigua. En los pilares hay pinturas de buda. A lo largo de todos los pilares se pueden observar budas sentados y de pie junto a sus discípulos.



Cueva de Ajanta número 16


Se la conoce como "la puerta de bienvenida de Ajanta". Hay dos elefantes a la puerta para saludar a los visitantes.

Elefantes en Ajanta

En su interior también hay alguna pintura restaurada, como por ejemplo el retrato de una princesa moribunda, que es una de las pinturas más famosas de Ajanta.

Hay representadas también varias jatakas (historias de buda) dentro de las cuevas.


Cueva de Ajanta número 17


Este templo también está lleno de pinturas: apsaras, Indra, escenas de príncipes y princesas... El buda Bhagwan con su mujer e hijo es la obra maestra de las pinturas en esta cueva.



Cueva de Ajanta número 19


Uno de los más proporcionados y altamente decorados templos excavados en la roca de Ajanta. Su fachada ornamentada y finamente decorada destaca de entre todas las de Ajanta. Esta chaitya tiene una ventana flanqueada por dos grande figuras de iakshas (espíritus buenos de la naturaleza).

Fachada decorada en la cueva número 19 de Ajanta

En la estupa de su interior hay una imagen de Buda.




Cueva de Ajanta número 26


Me encanta la definición de esta cueva: "un mundo inmortal de arte y esculturas".

Siendo la última cueva del recorrido, podemos decir que es la guinda del pastel. A la izquierda del hall hay un panel en el que se encuentra una colosal figura de buda yacente, de 7 metros de largo. Debajo, sus discípulos están de luto y encima los seres celestiales están felices de recibirle en el cielo.

Buda yacente en Ajanta

Al lado se encuentra un panel con las "Tentaciones de Mar", en las que se detalla el comportamiento humano.

En el centro de la cueva hay una estupa decorada con esculturas de buda. Y, cerca del techo, un friso mostrando los seis diferentes mudras (posiciones de las manos) de Buda.


---------------
Termina aquí el recorrido por las cuevas de Ajanta, con un pequeño video. Si te ha sorprendido... espera a ver las de Ellora



Suscríbete para no perderte el siguiente post

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Instagram