Coleccionistas de Imanes (II) | Coleccionando Imanes

Coleccionistas de Imanes (II)

Hoy publicamos la segunda parte (de la que espero que haya muchas partes) de nuestro "Coleccionistas de imanes", un apartado del blog en el que otros viajeros comparten un trocito de sus viajes a través de un imán.


Recuerda que puedes colaborar tengas o no blog. Basta con mandar una imagen de tu imán favorito y una pequeña historia a coleccionandoimanes@gmail.com

Comenzamos!


Lugar de procedencia: Normandía
Año: 2014 

Aunque yo no colecciono imanes, mi madre si lo hace, así que siempre compro alguno cuando voy de viaje. 

Tiene decenas de ellos, y sus amigas le dicen que se le va a caer la puerta del frigorífico del sobrepeso.

En mi casa solo hay uno, y la verdad es que le tengo cariño porque fue un regalo. Es un mapa que muestra las playas del desembarco de Normandía

Le hice de guía a un amigo en una visita a los Lugares del Día D (donde yo ya había estado dos veces anteriormente) y me lo dio de recuerdo.



Lugar de procedencia: San Francisco
Año: Verano de 2014

Me ha resultado difícil elegir entre las docenas de imanes que cuelgan de mi nevera, pero finalmente me he decidido por el del Cable Car de San Francisco. No sé si es el más bonito pero a mí me recuerda al que de momento ha sido el mejor viaje de mi vida: los Parques Naturales de USA, entre ellos el Gran Canyon y el imprescindible Monument Valley. 

La guinda de este estupendo periplo fue pasar cuatro maravillosos días en San Francisco, una ciudad que me fascinó desde el primer momento en que puse los pies en ella.

Por otro lado, el Cable Car a punto estuvo de desaparecer del paisaje urbano de San Francisco a mediados del siglo pasado. Por suerte, la presión vecinal consiguió que pervivieran algunas de las rutas y así hoy en día podemos seguir disfrutando de este típico tranvía por las empinadas calles de la ciudad. De esta forma, este imán también es un pequeño homenaje a tan curioso medio de transporte.



Lugar de procedencia: Ecuador. Quito.
Año: 2012.

Me gustó porque no es el típico imán de viajes de frigorífico. Es diferente. 

Lo que más me gustó es que no tiene el nombre del país, ni del lugar de procedencia, ni ningún comentario o leyenda. Sólo yo sé donde lo compré y por qué. Eso y el hecho de que esté hecho a mano, de forma artesanal (o, al menos, eso creo) fue lo que me hizo comprarlo. 

Y, sí, le puedo dar el honorable título de "mi imán favorito".




Lugar de procedencia: Berlín
Año: Febrero 2015

Después de viajar a infinidad de lugares, pueblos, ciudades y países con encanto soy de los que piensa que las experiencias en los viajes son las más satisfactorias, al final coleccionamos recuerdos y todo queda guardado en nuestra memoria. 

No obstante, durante este Berlín 2015 conduje por primera vez en unas carreteras extranjeras y en unos meses sumé México e Italia a este ranking. 

Conduje durante dos horas por el Berlín oriental junto a mi trabbi (coche trabant de época de la Alemania comunista) y la experiencia fue inolvidable, me gustó tanto que no pude dejar de comprar este imán para no olvidar la sensación tan bonita que tuve al volante del trabant.



Lugar de procedencia: Nueva York
Año: 2011

Me encanta nuestro imán de Nueva York que nos trajimos en 2011, por muchas cosas: 

Porque Nueva York es una de nuestras ciudades favoritas.

Porque está comprado en el lugar más mítico de la Gran manzana: en lo alto del Empire State.

Y porque King Konk y el rascacielos son dos iconos de la capital del mundo y están juntos en nuestra nevera. 

Tenía todas las papeletas para ser uno de nuestros imanes favoritos.





Lugar de procedencia: Agra, India
Año: 2012

Personalmente no tengo la costumbre de coleccionar muchos imanes. Pero si mientras estoy de viaje veo alguno que puntualmente me parece bonito o tiene algún significado para mi, no dudo en hacerme con él. 

Es el caso de este imán del Taj Mahal. Desde pequeña había soñado con visitar este lugar y verlo con mis propios ojos. 

Este imán significa para mi mucho más que el recuerdo de la visita a este esplendoroso mausoleo. Me recuerda que, por fin, pude hacer uno de mis sueños realidad.

----------------------------------------------------

Para finalizar quiero compartir mis dos últimas adquisiciones (que no regalos, porque ahora al acabar el verano he sumado tres imanes nuevos de lugares donde aún no he estado) de imanes.

Son de este mismo verano de 2015, de Camboya y de Saigón (casi casi diría que es el mercado de Ben Than). 

Parece ser que estaba de moda los imanes, láminas, cuadros, camisetas y demás merchandising de "Tintín en...". Me parecieron originales y los compré. 

Dos imanes similares de dos países muy diferentes.


4 comentarios:

  1. Genial!!!! Muchas gracias por dejarnos compartir nuestros recuerdos viajeros en forma de imán, todos tienen su pequeña historia que merece ser contada.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. ¡Gracias por contar conmigo!

    Por cierto, yo también he estado en Vietnam este verano, y me ha llamado mucho la atención lo del merchandising de Tin Tin, ¡estaba por todos lados!

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Síii! Será la moda.... aun así eran bien monos, no me pude resistir.

      ¿Qué te pareció Vietnam?

      Un abrazo

      Eliminar

Instagram